banner guiasana
guiasana-pielrosacea

Piel Rosácea. Remedios caseros

26 Flares Twitter 3 Facebook 13 Google+ 1 Pin It Share 0 Email -- Buffer 9 26 Flares ×

La rosácea se caracteriza por grupos de capilares cercanos a la superficie de la piel que se dilatan y producen un eritema facial o enrojecimiento de la piel principalmente en la nariz, mejillas y mentón.
En ocasiones, aparecen pápulas o granos que se asemejan al acné de allí que antiguamente se le llamara acné rosáceo.

Además del enrojecimiento, la rosácea puede producir, también, un ardor persistente en la piel y sensibilidad extrema al tacto.

Incluso puede causar inflamación de los párpados y, en algunos casos, puede deteriorar la visión.

guiasana pielrosacea Piel Rosácea. Remedios caseros guia sana vida natural Esta dolencia afecta con más frecuencia a mujeres blancas de treinta a cincuenta años. Sin embargo, en los hombres se presenta de forma más severa con una proliferación de diminutos tumores y tejido engrosado que hace que la nariz se torne bulbosa y amoratada.

A pesar que la rosácea se presenta de manera intermitente, puede volverse permanente y hasta extenderse, en algunos casos, a otras partes del cuerpo.

Aunque se desconoce la verdadera causa de la rosácea, existen factores que la agravan como:

  • Predisposición genética
  • Las fluctuaciones hormonales en el embarazo o menopausia
  • Tensión emocional o estrés
  • Excesivo calor o frío
  • Uso de cosméticos y productos para la piel que contengan alcohol
  • Medicamentos como los vasodilatadores
  • Bebidas alcohólicas y con cafeína
  • Comidas muy condimentadas

Remedios populares:

Remedio para la rosácea 1: Elaborar un jugo de tomate con pepino y rábanos lo cual ayuda a balancear la distribución del sebo o la grasa que lubrica la piel.

Remedio para la rosácea 2: Aplicar el gel de aloe vera o sábila sobre la piel seca afectada. Sin embargo, es necesario verificar antes si se es alérgico a esta planta. Por ello, se debe colocar primero una gota en la muñeca de la mano y si se pone roja la piel, no se debe usar.

Remedio para la rosácea 3: Consumir a diario una tableta de vitaminas del complejo B

Remedio para la rosácea 4: Mezclar 1/2 taza de agua y una cucharada de vinagre de sidra de manzana. Aplicar sobre el rostro mediante una bolita de algodón.

Remedio para la rosácea 5: Aplicar una cucharada de aceite de hígado de bacalao sobre las decoloraciones.

Remedio para la rosácea 6: Colocar un poco de aceite de oliva en los dedos y masajear en movimientos circulares hacia afuera desde la nariz hacia las orejas durante cinco minutos cada noche.

Remedio para la rosácea 7: Hervir un puñado de manzanilla en medio litro de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Aplicar sobre el área afectada mediante una bolita de algodón. Repetir dos veces al día. La manzanilla, una hierba de la familia de la ambrosía, alivia la piel propensa a la rosácea y, por ello, es muy recomendada.

Remedio para la rosácea 8: Pelar un pepino y colocar en una batidora junto con una taza de agua. Añadir, poco a poco, la clara de un huevo mientras se bate el pepino, Aplicar en el área afectada mediante una bolita de algodón, dejar puesto por 30 minutos y lavar con agua fresca. Repetir esta acción a diario.

Remedio para la rosácea 9: Hervir, durante 10 minutos, medio litro de agua junto a 20 gramos de hojas de ortiga. Pasado ese tiempo, apagar el fuego, tapar y dejar en infusión durante 10 minutos más. Luego, añadir el zumo de un limón y colar. Tomar dos tazas al día fuera de las comidas

Remedio para la rosácea 10: Verter en 1 taza de agua que esté hirviendo, 2 cucharadas de sumidades floridas de brezo. Tapar y dejar refrescar. Humedecer una bolita de algodón con esta preparación y pasar con suavidad por el área afectada varias veces al día.

Recomendaciones:

Hacer una dieta con alimentos naturales y crudos.

Evitar el consumo de grasas especialmente las saturadas.

Investigar si se tiene alergia a algún alimento. Para ello, se debe hacer un diario de alimentos durante un mes para determinar cuáles pueden agravar la rosácea. Después evitar esos alimentos.

Eliminar las bebidas alcohólicas o con cafeína.
Evitar los condimentos (como alimentos preparados con chile, salsa Tabasco, rábano picante y otros ingredientes semejantes).

Usar un jabón suave y natural y enjuagar con agua tibia (ni fría ni caliente)

Secar el rostro con golpecitos suaves; nunca restregar.

Tener cuidado con todo lo que pueda entrar en contacto con el rostro como sostener el receptor del teléfono contra la cara por un largo rato, ya que puede provocar enrojecimiento e irritación en la piel al elevar la temperatura.

Evitar productos abrasivos como los astringentes, lociones para después del afeitado, los jabones ásperos. limpiadores o esponjitas exfoliantes.

No usar cremas antiarrugas si se tiene rosácea, especialmente las que contiene alfa-hidroxiácidos (AHA, alpha-hydroxyacias), ya que pueden enrojecer aún más la piel.

Usar cosméticos para piel sensible. Las sustancias químicas utilizadas en la mayoría de los cosméticos irritan la piel propensa a la rosácea. Por lo tanto, se aconseja sólo usar cosméticos que digan “para piel sensible”. Estos también contienen sustancias químicas, pero por lo general en menor cantidad y menos irritantes que los del maquillaje normal.

Usar una loción antisolar cuyo ingrediente principal sea el dióxido de titanio (titanium dioxidé). Esta sustancia es menos irritante para la piel propensa a la rosácea.

Realizar ejercicios moderados sin excesiva transpiración.

Tener un descanso adecuado y relajamiento.

Evitar la exposición al calor, ya sea del sol, una chimenea o un horno abierto, así como la sauna y el uso de vaporizadores faciales, ya que pueden romper los capilares dilatados cercanos a la superficie de la piel y evitar, también, los fríos extremos,

Evitar usar vestidos con lana, ya que mantiene el cuerpo demasiado caliente y al parecer causa enrojecimiento y erupciones de la piel en las personas que tienen rosácea.

Fuente: http://www.remediospopulares.com/rosacea.html

Artículos relacionados

Categorias

Guía Sana